EUROPA PRESS

  • El tres veces nominado al Oscar está a punto de llegar a un acuerdo final para encarnar al mago místico Stephen Strange, según la web Collider.
  • La publicación asegura que se le habría visto en Nueva Inglaterra (Estados Unidos) comprando cómics del héroe.
  • Para el papel del doctor Extraño han sonado toda clase de nombres: desde Daniel Radcliffe a Johnny Depp, Matthew Modine, Jared Leto e incluso Zac Efron.

Joaquin Phoenix

Marvel podría haber encontrado finalmente a su Doctor Extraño. Aunque aún no ha sido confirmado y podría haber un cambio de última hora, Joaquin Phoenix parece ser el actor que tiene todas las papeletas de encarnar al mago místico.

El tres veces nominado al Oscar ya había sido mencionado en el pasado como uno de los candidatos con más posibilidades de dar vida a Stephen Strange pero, según informa Collider, la cosa iría más allá: estaría a punto de llegar a un acuerdo final para su contratación. De hecho, se le habría visto en Nueva Inglaterra (Estados Unidos) comprando cómics del héroe.

Por ahora Marvel Studios no ha mencionado nada al respecto, pero su presidente, Kevin Feige, ya ha declarado en infinidad de ocasiones sus planes para llevar al mago a la gran pantalla. La supuesta cinta llegaría a los cines en 2016 y, de hecho, ya contaría con un director: Scott Derrickson (Ultimátum a la Tierra, Sinister).

El Doctor Extraño ya tuvo una mención —como contenido oculto— en la película Capitán América: El soldado de invierno, cuando se mencionó entre los nombres de personas especiales que HYDRA buscaba eliminar en el mundo.

Este sería un movimiento novedoso en Marvel, donde no suelen apostar por grandes actores, sino por futuras estrellas, para los papeles de héroes protagonistas, aunque sí se ha visto a actores de la talla de Robert Redford o Samuel L. Jackson en papeles secundarios.

Para el papel del doctor Extraño han sonado toda clase de nombres: desde Daniel Radcliffe a Johnny Depp, Matthew Modine, Benedict Cumberbatch, Jared Leto e incluso Zac Efron.








EUROPA PRESS

  • El cineasta ha dirigido obras maestras del mundo de la animación como ‘La princesa Mononoke’ o ‘El viaje de Chihiro’.
  • La academia también ha concedido este premio a la actriz Maureen OHara y al guionista francés Jean-Claude Carriere.
  • Otorgará el premio humanitario a Harry Belafonte.

Hayao Miyazaki.

La Academia de las Artes de Hollywood ha otorgado el Oscar honorífico del año 2015 al director japonés Hayao Miyazaki, que hace un año anunciaba su retirada del mundo del cine y la animación.

Miyazaki estuvo nominado en la pasada edición de los Oscar por su última película El viento se levanta en la categoría mejor cinta de animación, un premio que le fue arrebatado por Frozen: El reino del hielo, la película de animación más taquillera de la historia.

Con este premio, Hollywood rinde homenaje a la figura de Hayao Miyazaki por toda una vida dedicada al mundo del cine. El cineasta ha dirigido obras maestras del mundo de la animación como La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro.

La academia también ha querido homenajear con el Oscar honorífico a la actriz Maureen OHara y al guionista francés Jean-Claude Carriere y otorga el premio humanitario a Harry Belafonte.

Durante los últimos meses se ha especulado sobre la posibilidad de que este legendario estudio de animación cierre sus puertas. Después de muchos rumores, el veterano productor y cofundador del Studio Ghibli, Toshio Suzuki, anunció una “profunda reestructuración” y un cese temporal en la actividad del estudio.








EP

  • Durante la presentación de un documental de la banda se anunciaron otros proyectos, incluyendo una obra de teatro, un libro y la película.
  • Aún queda mucho por saber sobre la cinta, como los actores que la protagonizarán, qué canciones se usarán en ella, o qué períodos del grupo tratará.

Martin Scorsese

El popular director Martin Scorsese, responsable de proyectos como El lobo de Wall Street Infiltrados, llevará a la gran pantalla la vida del mítico grupo de punk Ramones.

El anuncio llegó de manera sorpresiva en el tributo anual a Johnny Ramone, guitarrista del grupo, en el Hollywood Forever Cemetery. Según afirma Billboard, durante la presentación de un documental de la banda se anunciaron otros proyectos, incluyendo una obra de teatro, un libro y una película (narrativa, no documental) con Martin Scorsese en la silla de director.

 Poco más se sabe por ahora, en un año en que el grupo cumple su 40 aniversario, aunque no será hasta 2016 cuando su primer disco, Ramones, cumpla esa misma cantidad de años.

Ramones estaba formado por el mencionado guitarrista Johnny Ramone, además del cantante Joey Ramone, el batería Tommy Ramone y el bajista Dee Dee Ramone. El último que quedaba con vida, Tommy, nos acabó dejando este mismo año.

Por tanto, aún queda mucho por saber sobre la cinta, como los actores que la protagonizarán, qué canciones se usarán en ella, o qué períodos del grupo tratará, pero Scorsese parece una buena elección al haber vivido muchos de los años en que esta banda fue realmente popular. Esta cinta se une al último proyecto del director, una serie basada en la película protagonizada por Leonardo DiCaprio Shutter Island.








AGENCIAS

  • Alejandro González Iñárritu hizo reír y sufrir al mismo tiempo con ‘Birdman’, la película que inauguró hoy la 71 edición del Festival de Cine de Venecia.
  • Cuatro años después de ‘Biutiful’ el realizador mexicano se ha atrevido con su primera comedia, en la que Michael Keaton juega a parodiarse a sí mismo.
  • “Después de tantos dramas intensos necesitaba un poco de chile picante mexicano”, resumió hoy el director de ‘Amores perros’ o ’21 gramos’.

 Alejandro González Iñárritu

Se ha hecho esperar pero, a juzgar por los aplausos que sonaron en su puesta de largo en Venecia, mereció la pena. Alejandro González Iñárritu hizo reír y sufrir al mismo tiempo con Birdman, la película que inauguró este miércoles la 71 edición del Festival de Cine de Venecia. Cuatro años después de “Biutiful” el realizador mexicano se ha atrevido con su primera comedia, en la que Michael Keaton juega a parodiarse a sí mismo en la piel de un actor en horas bajas que un día triunfó haciendo de superhéroe.

“Después de tantos dramas intensos necesitaba un poco de chile picante mexicano”, resumió hoy el director de Amores perros o 21 gramos, que califica Birdman de “película experimental”, por el cambio de género, pero también de forma, ya que está rodada en un puñado de planos secuencia.

“Estaba aterrado, pero pensé que si después de tantos años no hacía algo que me aterrara, significaría que estaba muerto”, dijo en una rueda de prensa acompañado por Edward Norton, Emma Stone, Amy Ryan, Andrea Risenborough y Keaton. La elección como protagonista de quien fue el primer Batman cinematográfico no tiene nada de casual.

“Pocas personas tienen su autoridad para hablar de superhéroes”, apunta Iñárritu. “Pero no sólo por eso. La película precisaba de un actor con una extraordinaria habilidad para navegar de la comedia al drama, un tono difícil de explorar”. Para el mexicano, coguionista de la cinta, se trata de un personaje que se enfrenta a su propia mediocridad y a la disparidad entre el mundo real y sus deseos. “Es una especie de don Quijote, tiene el mismo tipo de locura”, comentó.

No menos aterrado que el director se confesó el propio Keaton, que se desnuda física y mentalmente en un filme donde la cámara le sigue casi en todo momento, de modo que el espectador se sitúa completamente en su lugar. “Un poquito de miedo siempre es una buena señal”, dijo el protagonista de “Batman y “Batman returns.

Keaton asumió con deportividad las preguntas sobre el evidente paralelismo entre el personaje de Birdman, un actor veterano que se enfrenta a la búsqueda del verdadero éxito, años después de haber estado en la cresta de la ola, y su propia experiencia personal. “Claro que (“Batman”) tuvo un efecto en mi, pero nada me obsesiona, al menos no más que a cualquier otro ser humano. Vivo el presente, un momento después de otro, y hago otras cosas aparte del cine”, señaló el actor, que este año ha estrenado también “Robocop”.

“Birdman” narra la lucha obsesionada de Riggan Thomson (Keaton) por poner en pie en Broadway una obra basada en el relato de Raymond Carver “De qué hablamos cuando hablamos de amor”, y también sus complejas relaciones con los otros actores (Norton y Risenbourgh), y con su familia (Ryan y Stone). “He aprendido más en esta película que en ninguna otra”, aseguró Stone, que también promociona estos días su próxima película con Woody Allen. “Quiero hacerlo de nuevo”, le lanzó a Iñárritu.








EUROPA PRESS

  • El director aseguró que la segunda entrega estará relacionada con Harrison Ford, protagonista de la primera entrega, ya que es “un gran superviviente”.
  • Antes rodará The Martian, con Matt Damon, sobre un astronauta que queda varado en el espacio, basada en una novela de Andy Weir.
  • El director tiene otro largometraje en desarrollo, la secuela de Prometheus de la que afirma también tener “listo” el guión.

Imagen de la película 'Blade Runner'

Con el estreno de Exodus: Dioses y reyes cada vez más cerca, Ridley Scott ha confirmado tener listos los guiones de la secuelas de Blade Runner y Prometheus, así como su siguiente largometraje The Martian.

En una entrevista con Entertainment Weekly, el director habló sobre The Martian, su siguiente proyecto, una película de ciencia ficción que estará protagonizada por Matt Damon y se basa en la novela de Andy Weir.

The Martian sigue los pasos de Mark Watney, un astronauta que queda varado en el espacio. “Es muy buena novela, está relacionada con Robinson Crusoe, si te quedaras aislado, ¿Cómo sobrevivirías?” comenta Scott sobre este proyecto que, según dice, rodará en Budapest.

Después de The Martian, Scott se pondrá al frente de la secuela de Blade Runner, un proyecto cuyo guión ha escrito Hampton Fancher y según palabras las palabras del que dirigiera la cinta original “es realmente bueno”.

Ridley Scott también habló sobre Harrison Ford, protagonista de la primera entrega, y apuntó que la segunda entrega “estará relacionada” con él ya que es “un gran superviviente”, y más ahora, después de la lesión que ha sufrido durante el rodaje de Star Wars VII.

Pero el director tiene otro largometraje en desarrollo, la secuela de Prometheus de la que afirma tener “listo” el guión, un proyecto que estará protagonizado por Noomi Rapace y Michael Fassbender.

Pero antes de The Martian y las secuelas de Blade Runner y Prometheus, llegará a los cines Exodus: Dioses y Reyes, la cinta protagonizada por Christian Bale, Joel Edgerton, Aaron Paul y Sigourney Weaver.

El largometraje ha tomado como escenarios varias localizaciones de la provincia de Almería así como de la isla de Fuerteventura. En concreto, Almería ha servido de escenario para una multitudinaria batalla a caballo, mientras que la ciudadela edificada en Sierra Alhamilla así como las canteras de Macael constituyen también otros dos escenarios claves para la cinta.

Los paisajes de Fuerteventura se han convertido en escenario de la marcha de Moisés de Egipto y han representado la aridez del desierto del Sinaí. Completan el reparto de la película Ben Kingsley, Emun Elliott, John Turturro, María Valverde, Anton Alexander, Indira Varma y Ben Mendelsohn.

Exodus: dioses y reyes se estrenará el 5 de diciembre.








C.RULL

  • Ha recaudado 2,5 millones de euros en España en su primer fin de semana.
  • Angelina Jolie con ‘Salt’ ingresó 1’81 en su estreno en agosto de 2010.
  • ‘Guardianes de la galaxia’ bajó al segundo lugar con 700.000 euros.

Lucy

Acción, intriga y una estrella con tirón comercial han sido capaces de aumentar un poco la asistencia a los cines españoles el pasado fin de semana. Lucy, dirigida por el francés Luc Besson y protagonizada por Scarlett Johnasson, se ha estrenado en el número 1 de la taquilla española con 2,5 millones de euros, según datos aún provisionales de Rentrak Spain.

Se trata también del segundo mejor estreno de esta temporada veraniega en los cines españoles, sólo por detrás de los 3,3 millones logrados por El amanecer del planeta de los simios. Scarlett Johansson se apunta un buen tanto pese a que las heroínas de acción no acostumbran a triunfar en las salas.

Angelina Jolie sería una de las pocas excepciones recientes, y precisamente Salt se estrenó hace 4 años en una fecha muy similar, un 20 de agosto, recaudando en su debut 1,81 millones.

Los buenos resultados en taquilla de Lucy se repiten a nivel internacional. Con un presupuesto de unos 31 millones de euros, lleva recaudados hasta el momento más de 164 consiguiendo ya, en pocas semanas, generar beneficios a las pocas semanas de su estreno en cines.

El segundo lugar de la taquilla española el pasado fin de semana fue para Guardianes de la galaxia con unos 700.000 euros y superando los 3 millones en  2 semanas en cartelera. Una cifra bastante aceptable aunque discreta si tenemos en cuenta que está siendo el gran éxito veraniego en Estados Unidos. Allí ha ingresado hasta ahora más de 252 millones de dólares —más de 190 millones de euros—.

Tras el espejismo de Lucy, el resto de largometrajes de nuestra cartelera deben de conformarse con recaudaciones bastante pobres. Así, la tercera más vista fue la comedia policíaca Infiltrados en la universidad, secuela de Infiltrados en clase, que debutó con sólo medio millón.

Cuarta plaza para Los mercenarios 3 de Stallone con aproximadamente 300.000 euros en su segundo fin de semana, y un acumulado que apenas llega a los 1,7 millones después de semana y media.  En el quinto lugar la animación de Cómo entrenar a tu dragón 2 con también  unos 300.000 euros y unos 6,7 millones amasados en 3 semanas y media. La primera parte cosechó 9,1 en 2010.

Mientras, Transformers: la era de la extinción se mantiene a duras penas en el top ten español en su tercera semana. Fue la octava más taquillera y en 3 semanas y media rebasa por poco la barrera de los 4 millones de euros.








EUROPA PRESS

  • Warner Bros quiere a Matthew McConaughey para encarnar a la figura demoníaca Randall Flagg en el nuevo proyecto dirigido por Johs Boone.
  • El director pensó primeramente en McConaughey como Stuart Redman, otro de los personajes principales de la novela.
  • Deadline ha informado también que el actor podría participar en Gold, largometraje escrito por Patrick Massett y John Zinman que se inspira en hechos reales.

Matthew McConaughey

Warner Bros quiere a Matthew McConaughey para encarnar a la figura demoníaca Randall Flagg en la adaptación cinematográfica de Apocalipsis, de Stephen King.

El proyecto se basa en la novela titulada originalmente La danza de la muerte (The Stand) creada por el famoso ‘maestro de terror’ y que ya ha sido objeto de diferentes adaptaciones a la televisión y al cómic.

EEl actor personificaría al mal en este nuevo largometraje, dirigido por Josh Boone (Bajo la misma estrella), según ha publicado Deadline. Randall Flagg es una figura demoníaca que cosecha el terror tras una gripe que ha matado a la mayor parte de la población.

Aunque según ha informado The Wrap, el director norteamericano pensó primeramente en McConaughey como Stuart Redman, otro de los personajes principales de la novela.

Deadline ha informado también que el actor podría participar en Gold, largometraje escrito por Patrick Massett y John Zinman que se inspira en hechos reales. El filme se centra en un escándalo de minería en el que se vio envuelto la compañía Bre-X en 1993.

Matthew McConaughey está viviendo una época de esplendor en su carrera, tras ganar el Oscar a mejor actor protagonista por Dallas Buyers Club.

Su aparición en televisión como Rust Cohle en True Detective le ha reportado muy buenas críticas. Aunque no repetirá en la segunda temporada de la serie, ya que cada una de las temporadas de la ficción relatará las andanzas de detectives diferentes.

Además, también protagonizará Interstellar, película dirigida por Christopher Nolan que se estrenará el 7 de noviembre.








EFE

  • Es recordado por papeles en películas como ‘Brighton Rock’, ‘La Gran Evasión’ o ‘Parque Jurásico’.
  • Hincha del Chelsea, Lord y hermano mayor del famoso naturalista Sir David Attenborough, sirvió en la Fuerza Aérea en la II Guerra Mundial.
  • Ganador de dos Oscar por dirigir ‘Gandhi’, desde 2008 vivía con su mujer en una residencia de ancianos de Londres.

Richard Attenborough

El actor y director de cine británico Richard Attenborough ha fallecido a los 90 años, confirmó este domingo su hijo al canal británico BBC.

Attenborough, uno de los principales actores del panorama cinematográfico del Reino Unido, murió este domingo a mediodía, de acuerdo con la citada cadena pública.

El actor y posteriormente director de éxito, hermano mayor del famoso naturalista Sir David Attenborough, protagonizó películas como Brighton Rock, La Gran Evasión o Parque Jurásico.

Richard Attenborough fue un prolífico actor y director británico que conquistó Hollywood con su dirección de la película Gandhi, por la que recibió dos Oscar.

Hermano del naturalista David Attenborough, con quien compartía el tratamiento de ‘sir’ —aunque él además era lord—, dedicó su vida a las artes y a promover la educación, al tiempo que fue presidente de numerosas instituciones en el Reino Unido, como la Real Academia de Arte Dramático (RADA), donde estudió, o el club de fútbol Chelsea, del que fue aficionado toda la vida.

Biografía

Nacido en Cambridge el 29 de agosto de 1923, era el mayor de los tres hijos de Frederick Attenborough, rector del University College de Leicester (centro inglés), y Mary Clegg, familia de la que era el hermano pequeño John, exdirectivo de Alfa Romeo que murió en 2012.

La carrera cinematográfica de Richard Attenborough empezó en 1942 como marinero desertor en In Which We Serve, pero la fama le llegó con Brighton Rock (1947), donde interpretaba al joven gángster psicópata de la novela de Graham Greene.

Tras servir en la Real Fuerza Aérea durante la Segunda Guerra Mundial, se dedicó al cine británico durante los siguientes 30 años, con filmes como I’m All Right Jack (1959), y, en el teatro, formó parte, con su esposa Sheila Sim, del reparto original de La ratonera de Agatha Christie, aún en cartel.

En 1963 debutó en Hollywood con La Gran Evasión y, en 1967 y 1968, obtuvo Globos de Oro al mejor actor secundario por The Sand Pebbles, con Steve McQueen, y Doctor Dolittle.

Aunque en 1979 indicó que dejaba la interpretación, reapareció en 1993 como el excéntrico empresario John Hammond del Parque Jurásico de Steven Spielberg, tras lo que hizo algún que otro papel secundario.

Tras las cámaras

Como director, Attenborough debutó con la película musical Oh! What a lovely war, aunque la fama mundial le llegó con su épica de 1982 Gandhi, por la que consiguió sendos Oscar a mejor director y mejor película así como un Globo de Oro y dos Bafta británicos.

En 1992 dirigió Chaplin, con Robert Downey Jr., y de 1993 es Shadowlands, protagonizada por el galés Anthony Hopkins, uno de sus actores preferidos.

También firmó la versión cinematográfica del musical A Chorus Line (1985), con Michael Douglas, y el impactante filme sobre la vida del activista surafricano antiapartheid Steve Biko Cry Freedom (1987).

Richard Attenborough fue patrón de múltiples organizaciones solidarias como United World Colleges, que promueve el intercambio educativo internacional, y fundó en Suazilandia el ‘Centro para el aprendizaje creativo Jane Holland’, en memoria de su hija de ese nombre, que falleció en el tsunami de 2004 en Tailandia.

Jane, que murió junto a una de sus niñas, Lucy, era la mayor de sus tres hijos, siendo los otros dos Michael, director teatral, y Charlotte, actriz.

En 1976 recibió el título de Caballero del imperio británico, con tratamiento de ‘sir’, y en 1993 accedió a la Cámara de los Lores con el título de barón Attenborough de Richmond-upon-Thames, el barrio donde vivió en Londres.

Richard Attenborough fue una gran coleccionista de arte y desde los años 50 reunió cerámicas de Picasso así como obras de los británicos L.S. Lowry o Graham Sutherland.

En 2008, el actor y director, que fue amigo de la princesa Diana —a cuyo funeral asistió en 1997—, sufrió un ictus que le postró en una silla de ruedas.

Tras vender parte de su colección de arte y sus propiedades en Londres y Escocia, en marzo de 2013 ingresó con su esposa en una residencia de ancianos londinense para antiguos artistas.








EFE

  • Entre 1930 y 1934 vieron la luz cintas como ‘El ángel azul’ o ‘Baby Face’.
  • Entonces, muchos espectadores disfrutaron de los encantos de, por ejemplo, desconocida Marlene Dietrich y de Bárbara Stanwyck.
  • Otras cintas dejaron ver sin tapujos el consumo de cocaína y contaron con algunos de los pocos personajes gays del cine clásico.
  • La censura en Hollywood no existía aún y la permisividad de los estudios coincidía con la permisividad que siguió a los años de la depresión.

Cine erótico de hace un siglo

Adulterios felices, prostitutas sin complejos, delincuentes convertidos en héroes y fiestas en las que no faltaba la cocaína. Hubo un tiempo en el que las películas del viejo Hollywood escaparon del control de la censura, un periodo fascinante entre 1930 y 1934 al que corresponden títulos como El ángel azul o Baby Face.

Si la primera descubrió al mundo los muslos de una entonces desconocida Marlene Dietrich, en la segunda Bárbara Stanwyck dio una lección sobre cómo usar el sexo para ascender en la escala social. Son los ejemplos más conocidos, pero hay muchos más.

En España, Vértice acaba de publicar una edición de DVD con algunas cintas ‘pre-code’ de los estudios RKO. Es el nombre con el que se conoce ese periodo de libertinaje cinematográfico que Hollywood vivió entre sus primeras producciones de cine sonoro y la implantación, en 1934, del llamado código Hays.

Cierta ‘autocensura’ por los más puritanos

Denominado así por el apellido de su impulsor, William Hays, el primer presidente de la Asociación de Productores y Distribuidores de Cine de América, el código fue una especie de autocensura adoptada ante las presiones de la iglesia y los sectores más puritanos.

“No permitía mostrar en pantalla las consideradas como desviaciones sexuales, la vulgaridad, la ridiculización de las religiones, el alcoholismo o la drogadicción”, explica Guillermo Balmori, experto en cine y responsable del libreto incluido en la edición de Vértice.

O sea que el asesino debía morir o ser castigado, el adulterio no incentivado ni mostrado de modo atractivo, y suma y sigue.

La cuestión es que al principio, en plena depresión posterior al crack del 29, hubo cierta permisividad.

Cocaínas y personajes gays únicos

Así, al comienzo de Apartamento de soltero (1931), de Lower Sherman, podemos ver a una criada en un salón recogiendo con naturalidad lo que parecen restos de una fiesta, incluido algún porro y cocaína desperdigada.

Y en Nuestros superiores (1933), una de las primeras películas de George Cukor, aparece Constance Benett en el papel de nueva rica americana que se muda a Londres por amor, pero que después de casarse descubre las ventajas de tener amantes. La cinta también incluye uno de los poquísimos personajes gays del cine clásico.

“La RKO no fue uno de los estudios que más desafiasen el código”, indica Balmori. Sus primeras espadas, actrices como Ann Harding, Ginger Rogers, Irene Dunne, Katherine Hepburn y la propia Constance Bennett eran “mujeres fuertes, nada pusilánimes, independientes, que vivían su sexualidad sin alardes, pero de un modo decididamente libre”, afirma.

Esa imagen “molestaba aún más y era más perturbadora” que los delincuentes y prostitutas con los que se “regodeaba” Warner, añade Balmori. Hasta la conservadora Metro Goldwyn Mayer mostró a una Joan Crawford quitándose las bragas mientras bailaba un charlestón en Vírgenes modernas (1928).

Por supuesto el desnudo estaba vetado por el código Hays. La diosa de Montmartre (1931), de Paul L. Stein, es de las pocas de la época que muestra uno, eso sí, lejano y difuso: de nuevo Bennett como joven rebelde que decide trabajar como modelo (desnuda) para un pintor norteamericano (Joel McCrea).

Ni qué decir tiene que muchas actrices (no tanto ellos) pagaron el precio de su atrevimiento y quedaron apartadas de la industria una vez que la censura se intensificó.

Es el caso de Helen Twelvetrees, protagonista junto a John Barrymore de La última acusación (1932), en la que interpretaba a una prostituta que seducía a su abogado defensor. O de Dorothy Makaill, la meretriz que en el sórdido melodrama de Warner Safe in hell (1931) asesina a uno de sus examantes y huye a Sudamérica.

Y llegó la censura…

La permisividad tocó a su fin cuando empezaron a multiplicarse las amenazas de boicot del sector católico y la retirada de fondos de algunos inversores.

Si hasta ese momento la aceptación del código era una mera declaración verbal, entonces se creó un organismo específico que debía dar el visto bueno a los estrenos de los estudios, la PCA (Administración del Código de Producción).

El resto es más conocido. En la época dorada de Hollywood, el código campó a sus anchas e impuso un puritanismo que aún pesa hoy en día en la industria norteamericana. Eso sí, a algunos, como a Lubitsch o a Hitchcock, les sirvió para aguzar su ingenio.

Sirva de célebre ejemplo la larga secuencia del beso entre Cary Grant e Ingrid Bergman en Encadenados (1946). La censura imponía un límite de tres segundos de contacto labial, y puede decirse que Hitchcock cumplió: cada tres segundos, una pausa, y en medio, un sensual diálogo que acabó alargando la escena hasta más de dos minutos y medio.








EFE

  • Una copia del certificado de defunción divulgado por los medios norteamericano desvela que las cenizas del actor fueron esparcidas en la Bahía de San Francisco.
  • La investigación sobre su muerte todavía no ha concluido ya que faltan por conocerse los resultados de las pruebas toxicológicas.
  • Su figura será recordada en la ceremonia de entrega de los premios Emmy este próximo lunes.

Robin Williams

El actor Robin Williams fue incinerado el martes de la semana pasada y sus cenizas arrojadas al mar en la Bahía de San Francisco, según una copia del certificado de defunción del que se hacen eco este jueves los medios locales.

Williams falleció el pasado lunes 11 de agosto en circunstancias que apuntan al suicidio, ya que fue encontrado ahorcado en un dormitorio de su domicilio, en la localidad de Tiburón, al norte de la ciudad de San Francisco, California.

La investigación sobre su muerte todavía no ha concluido ya que faltan por conocerse los resultados de las pruebas toxicológicas realizadas al cadáver del actor.

Su figura será recordada en la ceremonia de entrega de los premios Emmy este próximo lunes en Los Ángeles en un tributo que liderará el cómico Billy Crystal.

Williams fue nominado en nueve ocasiones a los Emmy a lo largo de su carrera y premiado en dos.

El actor sufría de depresión y ansiedad y había sido diagnosticado recientemente de Parkinson.